ALICIA HABER

EL DESENFADO CROMÁTICO

Texto de Alicia Haber

Una explosión de color sacude las venerables paredes de la galería Moretti. Es saludable en este país de cautela y mesura, siempre inhibido a la hora de los cambios, ver como un espacio tradicional abre sus puertas al desenfado. Con espíritu innovador la venerable institución que hasta hace muy poco presentaba figuras magistrales como Pedro Figari o Carlos Gonzalez o pintores de caballete tradicionales, se lanza a ese mundo de shock estético del cromatismo exaltado. Es toda una lección para los que siempre apuestan a la seguridad, para los pusilánimes, para los rutinarios y para los que subyugan toda iniciativa removedora. Y esta actitud esta más allá de los méritos concretos de tal o cual artista.

En ese caso la apertura parcece, además, estar bien encaminada. Victor Lema Riqué es un pintor uruguayo (Montevideo 1955) radicado en San Pablo que tiene un oficio sólido y un llamativo uso del color que despliega en formatos enormes. Recurriendo a la temática originada en el comic, la televisión, la publicidad y la sociedad de consumo a la que satiriza con una irreverencia postmoderna, Lema Riqué hace estallar rojos, violetas, amarillos y azules de manera muy gozosa.

Las telas se avalanzan sobre el espectador por la voluntaria ausencia de perspectiva y por los fondos de colores que detienen el ojo. Hay además otros recursos compositivos como miradas sesgadas, composiciones oblicuas, ángulos de visión diversos, planismos, distorsiones varias, personajes gigantescos y piernas en primer plano.

Todo es desmesurado (lo que no le viene mal al pais de la mesura) incluido los largos títulos que parecen salidos de un filme de Lina Wertmuller. "James Bond (parado) y Alfred Hitchcok (sentado) asisten al aire libre una lucha de titanes entre Mozart y Al Pacino", "Las promesas y los sueños de un alcalde. Bella arquitectura", "Marco Van Basten y Roy Rogers interrumpen un duelo para hacer pasar a una mujer muy parecida con Gina Lollobrigida".

De vitalidad contagiosa las pinturas tienen una buscada livianidad en este mundo en el que es insoportable el peso del ser. Por eso hay sobre todo humor ligero e ironia sutil que se aleja de la denuncia dramática. Son dotes que Lema Riqué posee en ambientes oxigenados y alegres como el brasileño, el parisino y el español en los que se mueve con soltura.

Diario El Pais. Montevideo. Uruguay
26 de octubre de 1993

Original em espanhol.